Cuando juegan las musas

chopin-503211_1920

Lo siento, mi verso, aquí sigo despierto
no entiendo a que juegan musas y rimas.
Retuercen palabras, estiran y rompen silencios
y si es muda el alma, yo callo y tú miras.

Es tarde y ya saben que sin ellas no tengo
el poder de escribir la palabra precisa
que acaricie en el pecho de un lector que suspira
cuando siente la vida en un viejo soneto.

Lo siento, poesía, pero fue culpa mía
forcé la esperanza, quizá sin quererlo,
de encontrar en tus rimas algún sentimiento.

Quizás si me espero a terminarla otro día
y dejo que la noche mate al desvelo,
las musas suspiren sus versos en otro momento.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

A mis cicatrices silenciosas

patch-2328289_1920

Sois el producto perenne de mis desvelos,
de los desgarros invisibles de mis heridas,
del dolor, del pasado, de mis secretos,
de mis fracasos,de mis tropiezos,
del camino encrucijado de mi vida.

Pero os debe tanto la fuerza que tiñe mis canas,
las arrugas que cubren mis dedos,
el sentido de una luz, brillante y callada
el destino de un herido que dejó a un lado el miedo.

Sois cenizas envolviendo mis silencios,
testigos mudos de cada una de mis lágrimas.
Los fósiles tatuados de mis tormentos
que intentan estar presentes en cada beso,
en cada duda oscura, triste o lejana.

Son cicatrices que me enseñan y me elevan
que consiguen alejarme del recuerdo
y sin embargo estando aquí ya me recuerdan
que por volar lejos un día, cayó mi esencia
y al lamerme las heridas remonté el vuelo.

Sois cicatrices y de cuando en cuando os miro,
tengo en mi alma clavada, a fuego, vuestra presencia.
Os conservo como un tesoro, como un maestro, como un camino.
Como ese amigo fiel que siempre en silencio,
te enseña que a las heridas, aunque pase el tiempo
hay que tenerlas siempre en la piel impresas.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Al otro lado del bastón (versión poema)

pedestrian-468297_1280

Tú quisiste dar un paseo porque el sol inundaba tus labios
y aunque el cielo estallaba de negro, y caía la lluvia a pedazos
a mí me bastó tu deseo, para caminar feliz a tu lado.
No llegaste a sentir el mal tiempo con tu tarde de verano
disfrutabas en cada suspiro, cerrabas los ojos, sentías la brisa
que tu mente había creado. «Dame la mano cariño, y sigamos caminando».

Me muero por detener el tiempo que nuestra piel ha descolgado,
que en un mar eterno de arrugas a nuestros ojos ha hecho pequeños
como alfileres gastados. Tantos paseos vividos, tantos sueños,
tantos años, que ahora el cansancio condena a apoyarme cuando ando
con un bastón que no deja, que te coja de la otra mano.

Ese tiempo que trepa en tu mente, asolandolo todo al paso,
devorandote los recuerdos, que te engaña hasta en lo que sientes
y desnuda nuestros desvelos arrancándote de mi lado.
Decidí en aquel paseo, que el buen tiempo había llegado
me sobraban los apoyos para seguir caminando, y dejé tirado el bastón
para entregarte mi otra mano.

Te cuento esto y me miras, ya no entiendes ni lo que hablo.
Y aunque me miras, ya no miras, solo te aferras a una mano.
Aún sueño con la esperanza de volver a encontrar nuestros pasos
para seguir caminando por tu tarde de verano.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Si nunca has amado

read-369040_1920

Cuando busco el silencio en tu cuello, cuando gritan en mí tus pecados
se llenan de besos mis labios, y escondo mis ojos
y pinto siluetas meciendo los dedos, fundiéndose en un solo cuerpo,
tejiendo en los sueños los ritmos que ya andan bailando, tu espalda y mis manos.

Te quiero cerca, enredada en un verso y llenando de aroma mi espacio.
Contemplando lo que un día seremos y las huellas que ayer ya marcamos,
dejaremos que piensen, ingenuos, que tenía razón aquel genio,
que si el agua ya apaga a los fuegos, a este ardor no lo matan los años.

Déjame caminar por tu risa. Te prometo que la ando sereno y despacio.
No dañaré con mis pasos, las pequeñas arrugas desnudas que embellecen tus labios
y que adornan esas comisuras donde nacen mis besos inquietos,
donde mueren los rezos secretos y lo sagrado se vuelve mundano.

Déjame que te muestre mis manos. Que te cure la herida del sueño que nunca ha empezado.
Que te enseñe mis palmas resecas y llenas de callos, que te empuje
que te lleve al misterio profundo de mis desengaños, donde aprendes que es esta vida,
que calla, que olvida y que muere, la que triste y perdida te espera
si nunca has amado.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

No tengo miedo

life-2208933_1920

No tengo miedo si el miedo
me aleja de tu boca quieta,
de tus labios callados y fríos
de esa sombra que ya perfila
a tu inerte silueta.

No tengo miedo si vuelvo
a parir en mí las fuerzas
para vivir tu recuerdo mío
para hacer de mis noches días
y si yo duermo tú sueñas.

No tengo miedo al silencio
cuando callas en mi cabeza
tus susurros llenan vacíos
y buscan palabras perdidas
que entre nosotros quedaron sueltas.

No tengo miedo si corren
por mi sangre tus tristezas
Si tus ojos siguen dormidos
y en ellos mueren mis días
será ese miedo que no despierta.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

EL PADRINO (Mario Puzo)

portada El Padrino

A principios del año 97, en aquel piso de estudiantes que compartía en la calle Capitán Cortés de Albacete con mis queridos y añorados compañeros Victor, Mel y el Rocker, gracias a este último, descubrí un hechizante universo lleno de capos, soldados, estrategias y lealtades, traiciones y besos en la mejilla. Enormes sellos de oro, embutidos en dedos poderosos, capaces de dirigir el destino y la fortuna de las oscuras y peligrosas calles norteamericanas, infectadas de italianos, irlandeses, judíos y expatriados sin mayor sueño que el de sobrevivir a la miseria, aunque para ello tuvieran que matar a quien se pusiera por delante.

El cine de Coppola, envolviendo esta obra de Puzo con la genialidad de quien es capaz de coger un texto como este y superarlo con creces al darle forma física, me impactó tanto que, veinte años después, al leer la novela original, sigue consiguiendo que vuelva a echar de menos a Marlon Brando acariciandose la mejilla, o la gélida mirada condenandote o perdonandote la vida de Al Pacino.

Aparte de esta reseña, valga como homenaje personal a este universo que me tiene fascinado, la creación de la novela en la que me hallo inmerso LA FAMILIA VERNAZZA y de la que ya muchos tenéis conocimiento.

Mario Puzo no derrochó, para mi gusto, genialidad ni una gran destreza a la hora de narrar esta historia. No han existido pasajes, quizás salvo la muerte de Sony, que me hallan impresionado por su estilo narrativo. Sin embargo, sin dominar la descripción de ambientes, escenas o personas, es innegable la maravillosa y compleja capacidad que demuestra de imaginación, el poder de creación a la hora de llenar toda la historia de complejos personajes. No le voy a poner peros, no me apetece porque me ha hecho recordar que hace ya muchos meses que no me siento frente a mi dvd a volver a dedicarme otra sesión de “El Padrino”, de esta semana no pasa.

Publicado en BUSCANDO QUE LEER... | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Cartas al pasado

¿Cuanto deseas lo que deseas?
Me preguntó la vida con un fracaso:
¿Eres capaz de mover las piernas,
sacudirte el polvo y seguir andando?
¿Cuanto podrías girar la cabeza,
y mirar el camino sin sentir el llanto?

No te equivoques, querida vida
yo no envío cartas a mi pasado.

Publicado en MIS PEQUEÑOS VERSOS | Deja un comentario